SLIDER

Como recuperar mi emprendimiento. Parte I

Arranca el 2018, siempre en Marzo, con el comienzo de clases. Tenemos unos meses antes del invierno para re organizarnos. Dejemos de perder el tiempo! Puedo ahorrarte el sufrimiento que genera probar y probar hasta encontrar una fórmula perfecta hecha a tu medida.
Si, puedo compartirte como lo hice, como lo hago y como me proyecto para hacerlo. ¿Porqué? Porqué si con mis formas a vos te va bien, a mi me va bien!

Hace un tiempo largo ya, de hecho creo que la misma cantidad de tiempo desde que yo comencé con Delicias Maravillosas.. que escucho, observo y huelo emprendedoras que pierden el rumbo de sus proyectos.

(Quisiera recordarle a los lectores todos, que decidí dirigirme al público lector como si todas fueran mujeres, aunque sé que hay mucho muchacho detrás, pero así no pierdo el hilo y seguimos empoderando a la marea femenina, pero mis textos van para todos con la misma cantidad de amor eh!)

Entonces,
Lo analicé miles de veces, el mío y los que observaba (proyectos), tratando siempre de resolver y aprender de lo sucedido. Pero las perdidas nunca cesaban: siempre hay emprendedoras perdidas en nunca jamás!

Lo veo a diario,
- Tienen una entrega y se olvidan los detalles de la misma, como ser de que relleno era el pastel, y hasta el horario de entrega.
- Suben la persiana y se dan cuenta que la mercadería es insuficiente.
- Trabajan hasta el amanecer, porque no son capaces de hacer UNA torta extra en un día.

Las escucho desahuciadas,
- "La hago así nomás, total para lo que le cobré".
- "No sé si volver al trabajo o ponerme las pilas con esto".

Lo huelo de acá a la china,
- Mejores amigas devenidas en socias peleadas por el resto de sus vidas.
- Préstamos bancarios que se terminan pagando con un trabajo en relación de dependencia ó lo peor, pidiendo un préstamo familiar.
- Venta de moldes e instalaciones "semi-nuevas" porque la crisis no les permite crecer.

BASTA DE EXCUSAS.
El una de las primeras leyes-aprendizaje que debe sortear una emprendedora. No hay excusas válidas a la hora de emprender, hay que poner todo y lo mejor de una para poder hacerlo bien.
Y hacerlo bien, es hacer que funcione, ni más, ni menos.

Hablemos entonces de QUE ESTA PASANDO con mi emprendimiento.

Cuando charlo con una emprendedora perdida en Nunca Jamás, todo por pasársela jugando sin reglas, viviendo aventuras irresponsables, Si, igual que en el Nunca Jamás de Peter Pan! Me sale hacer este tipo de preguntas y comentarios.

Preg. - ¿Pero entonces, vos de verdad querés convertir esto en un negocio? ¡¿Sacaste un préstamo hace dos meses para comprar materiales y ya querés largar todo? ¿ Invitaste a tu mejor amiga a ser tu socia solo porque se llevan bien?... Y me decís que ella no hornea?

Comentarios. - "El hecho de que seas tu propia jefa no quiere decir que ganes miles de la noche a la mañana y puedas hacer (aún) la vida que soñaste y por la que empezaste con esto".
"Claro, eso no te lo cuenta nadie, tendrás que trabajar el triple de horas, se acabaron las vacaciones pagas por un tiempo y las cosas no son tan lindas como parecen".

Emprendedoras, no quiero sonar mala onda ni negativa ni pesimista ni guacha, quiero ser realista con ustedes para que puedan de una vez tomar las riendas del asunto y convertir esta locura en un negocio que te permita:
- Llevar y traer a los chicos al colegio (si tenés chicos, claro está).
- TOMARTE 3 MESES DE VACACIONES EN LA PLAYA para experimentar otros mercados.
- Volver después de esos 3 meses y que tus clientes sigan estando ahí, de hecho te contraten aunque vos estés en Bali porque SABEN que cumplirás con lo pactado.
- Volver a tener tiempo (y dinero) con las amigas para salir a tomar cafecitos.
- Poder decidir que marcas de materia prima querés utilizar, cuál batidora querés tener en tu mesada y para que tipo de gente querés trabajar.




Comencemos con lo más importante: tener una buena base, una buena proyección a futuro. Donde estás y dónde querés estar de acá a fin de año y de acá a 2-5-10 años.
Para poder desarrollar una proyección de aquí a 5 años tenés que estar más que segura de que esto de emprender en la pastelería es lo tuyo y no un hobby temporal y que contás con una base de conocimientos mínimos indispensables.

--

¿Como no fallar (tanto) en el intento? Hay una fórmula?
Hay una fórmula para cada una, no es perfecta, pero casi. 
La victoria, será de las perseverantes. Aquí está precisamente la diferencia entre los emprendedores exitosos y los fracasados. Y ser perseverante es un DON, no un capricho de darte la cabeza mil veces contra la pared. Es cambiar formas para obtener resultados diferentes, contrario a hacer siempre lo mismo esperando mágicamente resultados diferentes.

“Aprender del error” y minimizarlos lo máximo posible.
Si se van a cometer errores,  que no nos salgan caros y que sean al comienzo de nuestro emprendimiento. Al carecer de la experiencia  necesaria es natural que cometamos errores, la idea es “no tropezar dos veces con la misma piedra”.
En cuanto al precio a pagar por los errores cometidos entra en juego la organización, no hacer por hacer, todo movimiento tiene que tener un fin.


EMPRENDER ES EQUIVOCARSE, PERO ES TAMBIEN VOLVER A LEVANTARSE.Si encaramos un emprendimiento, debemos estar preparadas para asumir riesgos, tener conciencia que los proyectos llevan un tiempo de “siembra”, que importante es sembrar en tierras fértiles, donde tengamos cierta seguridad de que nuestro proyecto tiene posibilidades de crecer.
No por “hacer” vayamos directo a perder lo poco con lo que empezamos, pensemos una y dos veces nuestros movimientos. No atravesamos épocas de derroche.

En el último tiempo escuchaba a muchas de mis alumnas decir “No me interesan los costos, ahora quiero ganar clientes”, bien, ahora poné atención a esto:
No estás consiguiendo clientes, solo público abusivo que compra solo por el precio, olvidando la calidad; y peor aún si estás gastando en productos de primera marca para luego vender tu producto por debajo de los costos y cuando quieras aumentar a precios reales del mercado te vas enfrentar a un dolor de cabeza gigante.
Si querés que tu emprendimiento sea tu empresa mañana, debes manejarlo de manera profesional, debes tomártelo enserio.


A continuación una serie de clásicos del mundo emprendedor:

“Lo que necesito es un socio capitalista”
error!
Lo primero que debes hacer es “arreglártelas sola”; No pienses que emprender se trata de conseguir finanzas para sustentar tu proyecto.
Una emprendedora exitosa es aquella que “Vive su proyecto” de la mañana a la noche y su proyecto no depende de la llegada de un inversionista, si no una misma.
Si te ganás un concurso genial, pero si no, debes arreglártelas sola/o, en este momento sos, director, empleado, dueño y vendedor de tu producto.
Si existe la idea de asociarse, debes mantener la claridad del proyecto y hacia donde querés llegar. Solo así funcionan las buenas sociedades.

Perder de vista el objetivo.
Las emprendedoras siempre nos enamoramos de nuestros proyectos, y esto es muy positivo, pero aconsejo escuchar a tu abogado del diablo, esa amiga que te canta las 40 aunque duela, ellos (los sinceros) siempre están viendo de manera subjetiva la cuestión y serán quienes nos bajaran de la nube cuando estamos haciendo las cosas del todo bien.
Escuchalos! Pero solo lo suficiente como para meterte de nuevo en el camino cuando perdés el rumbo, escucharlos demás cuando empiezan a tirar mala onda no está bueno. *Aprender a escuchar* es parte de nuestro trabajo. 

No estudiar el mercado.
Falta de conocimientos sobre lo que el mercado quiere, por más que tu producto sea innovador, tiene que haber alguien que quiera comprarlo.
Ejemplos.
- Por más tendencioso que sea, ponerse una tienda únicamente de pretzels y cupcakes no va funcionar, no acá en tu barrio.

No saber en lo que te metes.
Si no conocés al menos un 50% lo que estás por hacer, mejor ni lo hagas. Estamos hablando de un “emprendimiento=futura empresa” no de un hobby. Si te vas a dedicar a la pastelería es porque te gusta, porque soles hornear y tenés idea de lo que es un bizcochuelo casero.

Falta de control en los costos.
Todo aumenta siempre y todo el tiempo, y para colmo, lo vamos a vender más barato de lo que teníamos pensado.
Debes contemplar las pérdidas que puedan surgir por un producto que no salió bien.
No debes cocinar “para vos” debes cocinar para vender: costo inferior a las ganancias. Si a tu Pastafrolla querés ponerle un kilo de dulce de batata está bien, pero la que sale al mostrador debe llevar lo estipulado: 450 gramos. Está en el costo.

Descentralización de mercado y del cliente.
Lo digo y lo repito, solo Coca Cola puede llevar delivery a marte.
Primero le vendes en tu barrio -ahorrás en delivery-  luego a todas las mamás del cole, luego a los almacenes del barrio, restaurantes.
Familia: Si hay una reunión podes llevar una torta como participación. Si es el cumple de 15 de tu ahijada, te sentás con su mamá y analizas los gastos. No nos regalan las cosas.

Proyecto utópico. Querer arrancar tu negocio en Palermo a todo trapo, no solo es utópico si no que tonto. Primero mejor experimentamos si nos encanta esto de la pastelería como para montar un negocio donde estaremos metidas las 24 horas de lunes a lunes. No todo lo que brilla siempre es oro.
Entonces amiga emprendedora: si estás acá, es porque ya te picó el bichito, no te detengas, todo lo que se hace con pasión no puede generar más que buenos resultados.
Vos podés lograrlo, con tan solo proponérselo! y trabajando duro, claro jaja.

Nos vemos pronto para seguir recuperando nuestro emprendimiento!
Pau.

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Emprender la Felicidad • Theme by Maira G.